Ecuador

27 Abr

Un viaje auténtico..

Llegamos a Guayaquil el día 29 de marzo 2012 durante un día de huelga que desafortunadamente no pudimos apoyar fisicamente..

La ciudad nos acogió con su calor,

saludándonos los Libertadores San Martin y Bolivar en el Malecón, a lado del ligero y grande Río Guayas, ocupado por el buque Escuela Guayas entre las móviles hiedras verdes y las canoas eternas. El colorado Cerro Santa Ana nos animó a disfrutar de la vista de una ciudad antigua, quizás desordenada y seguramente de momento ruidosa.

En Guayaquil saboreamos, sin ser conscientes, pequeñas cosas de todo el viaje: la humedad, la calma y el ruido, la rica historia precolombina, la humildad y la alegría de la gente, el ruido y la contaminación de las ciudades, la imposibilidad de encontrar lo que buscabamos donde pensabamos que estuviera..una cierta inquietud aparente como en El Rincón de los Justos (Velasco Mackenzie) que te deja fuera y dentro..de puntillas..

El calor que dejamos en Guayaquil no nos hizo imaginar la lluvia que nos esperaba los días después en la tan deseada Sierra..

Llegamos a Cuenca después del primer viaje en auobus..Viajar en bus en Ecuador es como una gran resaca, juras que será la última vez pero al final vuelves con ello porque te encariñas…te encariñas de la cara de la gente, de los vendedores que suben a vender papipollo y panecitos, incluso llegas a sentir nostalgia del tipo que vende los billetes durante el viaje sin ningún control y del conductor que empieza la marcha sin saber cuántas veces más se va a parar…y con sorpresa te encariñas incluso de la horrible música que te ensordece y que después de unas semanas te va meciendo hasta dormirte.

Antes de llegar a Cuenca, nos sorprendió la belleza solitaria del Parque Nacional de Cajas del cual no pudimos disfrutar por el mal tiempo..

Cuenca nos acogió con sus cuatro ríos y con las primeras lluvias del viaje..

Preciosa ciudad en la región de Azuay..

 

 

 

 

 

..buen café de Loja tomamos en Cuenca en una cafetería con cuatro mesas de madera con nada más que tazas de café a 50 centavos..regentado por una señora escueta que podía dar envidia a los demás sitios en la calle Larga, repleta de bares a la occidental..

 

Y fue en Cuenca que descubrimos la deliciosa cocina ecuatoriana..sabores auténticos..el chancho con tortillas de maiz y choclos en el sitio del Che en San Martin, la prueba del cuy en el restaurante Guajibamba, sorbos del caliente canelazo de Zhumir o de alcohol de caña de azucar, lacro de papas, el morocho y rosedo con chachi y humitas en la fantastica panadería Gualaceo..ahí ibamos cada día a reconfortarnos de la lluvia..

 

 

 

Gualaceo es también un pueblecito muy cerquita de Cuenca donde cada domingo se hace un colorido mercado donde llegan ecuatorianos de toda la sierra cercana.

 

Después de una rápida visita al museo del sombrero de Paja Toquilla, desde Cuenca retomamos una segunda borrachera de transporte y en bus llegamos a Baños de Ambato, pasando por Riobamba desde donde el espectáculo de los volcanes debería ser increíble..debería ser porque las nubes no nos dejaron entender qué es la increíble Avenida de los Volcanes.   Afortunadamente organizamos unas rutas con Juan Carlos para disfrutar de la vista del volcán Tungurahua por un lado y del Parque Llanganates por el otro..el misterioso Llanganates que todavía mantiene muchos secretos intactos de flora y fauna..descubrimos que hasta grandes alturas en Ecuador la tierra es verde y se consigue cultivar.

Así que en Baños, donde pensábamos inicialmente encontrar montañas, encontramos dos sorpresas más, la tierra verde, expectacular, con sus frutos y habitantes, y los auténticos sabores de las frutas. A partir de ahí, cada día buscábamos los deliciosos jugos naturales, en los mercados, y descubrimos frutos nuevos excepcionales..naranjilla, guayaba, maracuya, papaya, guineos, mamei, tomate dulce, achotillo, babaco..y también la limonada, qué buena estaba!

Después de la ruta en bici a las espectaculares cascadas de la zona bajo la lluvia de aquellos días, nuestro amigo Gandhi del hotel Llanovientos, con sus ojos grandes sabios nos aconsejó ir a Misahuallí en Oriente, dejando la excursión a Ambato y la casa de Juan Montalvo para otro momento. Y tenía razón.

En Misahuallí encontramos un pueblo pequeño en la unión del grande río Napo y del más pequeño Misahuallí. Los guias locales Carlos Santander y Pepe Tapia nos aconsejaron vivamente pasar un día en la selva con un guía, así que aceptamos ir con Fabio y otros turistas a pasear todo el día en la riqueza de la selva, donde puedes estar seguro que miles de ojos te están vigilando aunque no puedas ver ni uno de ellos..Llegamos al final del día a la entrañable Comunidad Santa Barbara, donde viven niños que ya son hombres y saben silvar con dulzura a la naturaleza. El río Arajuno nos llevó por canoa hasta Misahuallí.

Desde Misahuallí viajamos a Quito. Las nubes no nos dejaban. Tampoco en Quito pudimos disfrutar de la vista del Cotopaxi, Cuello de Luna, así que después de unos cuantos días de lluvia decidimos que nuestro viaje cambiaba y las montañas soñadas dejaban lugar a otras sorpresas.

Quito es una ciudad interesante, muy viva. Tiene un museo completo y muy rico sobre la historia precolombina y este tiempo que parece tan armónico, roto por los incas y los españoles que abrieron el mundo a grandes descubrimientos.

Precioso el mosaico de Guayasamin en el Palacio del Gobierno, donde se retrae a un valiente Orellana navegando el río Napo antes de llegar a descubrir la tierra de Amazonas hasta el Atlántico.

En Quito pudimos visitar el Palacio del Gobierno, abierto al público en este momento histórico en el cual parece que la revolución ciudadana avanza, según canta un eslógan del presidente Correa.

Una óptima comida en el restaurante Benalcazar en la omónima plaza reconfirmó el sabor de la deliciosa cocina ecuatoriana también en la capital y nos reconfortó mientras fuera llovía.

Aprovechamos la cercanía de Quito a la Mitad del Mundo y allí fuimos a fotografiarnos con el ecuador. Un sitio interesante..al final y a cabo..

Después de la interesante visita a la Capilla del Hombre, museo de las obras impactantes de Guayasamin, dejamos Quito y nuestros planes de seguir hacía el norte y llegamos a Canoa en la costa, donde por fin nos esperaban el sol y las aguas calientes del Pacífico.

Canoa..qué decir de este lugar con una espléndida playa y calientes aguas..Tuvimos mucha suerte de disfrutar de nuestros amigos alojándonos en el hotel Macondo de Anibal, un hombre generoso y cercano, de mirada amplia..que ofrece a sus huéspedes comodidad en un hotel donde se respira también atmósfera andina por la música y los libros que acompañan la estancia..La revolución de Tupac Amaru y Huasipungo..

En Canoa disfrutamos del sol y de las preciosas playas de Puerto Cabuyal y Cabo Pasado..

En la primera existe una bellisima escuela, la escuela de Nueva Esperanza, para los niños de la comunidad, construida con madera y bambú, enfrente del mar, en forma de barco..un proyecto muy bello del maestro Felipe.

Cabo Pasado se encuentra entre Canoa y Puerto Cabuyal y no sé cuánto tiempo más mantendrá su aspecto virgen porque un gringo está allí construyendo un gran hotel de lujo..

En la costa seguimos disfrutando de la comida, almuerzos baratos y muy ricos de pescado y camarones, sopa de encebollado,  fruta y por la noche nos deliciabamos con tragos de caña manabí, en compañia de los amigos en la terraza del hotel Macondo en frente del mar..

Así que con punto fijo en Canoa, disfrutamos de los alrededores, del mar caliente con sus olas amigas para surfear, de la vegetación tan rica en el interior, de la gente del campo, de los cultivos, de la amistad y..de los mosquitos, insistentes antipáticos mosquitos.

Dejamos Canoa hasta Guayaquil en un último viaje en bus,  que de infierno caluroso se convirtió en un sueño nostálgico en compañía de la cara distendida de la gente y de la melodía de Julio Jaramillo con recuerdos de Maria Dolores Pradera y Chabuca Grande..

Anuncios

7 comentarios to “Ecuador”

  1. pablo 7 mayo 2012 a 06:52 #

    Muy bien explicado y con fotos, esta muy chulo enhorabuena por el post!!!!

  2. ojalaedurne 7 mayo 2012 a 12:00 #

    Gracias! ..sin la ayuda de mi compi que dio el nombre a las fotos, habría sido más complicado añadirlas..!!

  3. Enriklis 7 mayo 2012 a 12:27 #

    Ma che bellisimo tuttto !!!! sono envidiosososo !!!!! sei la tipica Sagitaria !!!! 😀

  4. Francesco 8 mayo 2012 a 12:35 #

    Splendido, un racconto accorato, bellissime foto… besos

    • ojalaedurne 8 mayo 2012 a 21:33 #

      Sono contenta che ti siano piaciute..! e mancano le piú personali…!! 😉

  5. Andrea 19 junio 2012 a 20:18 #

    Imma me ha encantado tu blog, todo está muy bien explicado. Me ha gustado mucho el detalle de las comidas, la música y cuando describes la forma de ser de las personas. Has plasmado muy bien lo que es Ecuador en sí….el gran desconocido!

  6. daniela 16 octubre 2012 a 18:29 #

    Me ha gustado mucho tu cuaderno de viajes. Además las fotografías le dan un toque personal. Me parece impresionante los volcanes. Que ganas de ir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: